diciembre 30, 2011

Slide away



Are you gonna wake again?
Are you gonna take it down?
Oh babe, I don't wanna deal it
Oh, make it alright
Gimme some, my love
Away, away, away

I just wanna slide away and come alive again
I just wanna slide away and come alive again
I will see that love again, and find a life again
I just wanna slide away and come alive again

I wanted to let it go
Just couldn't let it go
I wanted to let it go
Just couldn't let you go

I would catch you
(Just couldn't let you go)
I'd catch you as you fall
(Just couldn't let it go)
I would catch you
(Just couldn't let you go)
I'd catch you if I heard your call

But you tore a hole in space
Like a dark star, falls from grace
You burn across the sky
And I would find you wings to fly
And I would catch you
I would catch your fall

I just wanna slide away and come alive again
I just wanna slide away and come alive again
I will see that love again, and find a life again
I just wanna slide away and come alive again

2059

Nos encontraremos en un lugar en el que no hay oscuridad
George Orwell



He imaginado siempre el día de mi muerte.
Incluso en la niñez, cuando no existe.

Soñaba un fin heroico de planetas en línea.
Cambiar por Rick mi puesto, quedarme en Casablanca
sumergirme en un lago junto a mi amante enfermo
caer como miliciana en una guerra
cuyo idioma no hablo.
Siempre quise una muerte a la altura de la vida.

Dos mil cincuenta y nueve.
Las flores nacen con la mitad de pétalos
ejércitos de zombis ocupan las aceras.
Los viejos somos muchos
somos tantos
que nuestro peso arquea la palabra futuro.
Cuentan que olemos mal, que somos egoístas
que abrazamos
con la presión exacta de un grillete.

Estoy sola en el cuarto.
Tengo ojos sepultados y movimientos lentos
como una tarde fría de domingo.
Dientes muy blancos adornan a estos hombres.
No sonríen ni amenazan: son estatuas.
Aprisionan mis húmeros quebradizos de anciana.
No va a doler, tranquila.
Igual que un animal acorralado
muerdo el aire, me opongo, forcejeo,
grito mil veces el nombre de mi madre.
Mi resistencia choca contra un silencio higiénico.
Hay excesiva luz y una jeringa llena.

Tenéis suerte, -mi extenuación aúlla-,
si estuviera mi madre
jamás permitiría que me hicierais esto.

Raquel Lanseros

diciembre 26, 2011

Let me show you the world in my eyes


Let me take you on a trip
Around the world and back
And you won't have to move
You just sit still

Now let your mind do the walking
And let my body do the talking
Let me show you the world in my eyes

I'll take you to the highest mountain
To the depths of the deepest sea
And we won't need a map, believe me

Now let my body do the moving
And let my hands do the soothing
Let me show you the world in my eyes

That's all there is
Nothing more than you can feel now
That's all there is

Let me put you on a ship
On a long, long trip
Your lips close to my lips
All the islands in the ocean
All the heavens in the motion
Let me show you the world in my eyes

That's all there is
Nothing more than you can touch now
That's all there is

Let me show you the world in my eyes

diciembre 25, 2011

De nostalgias, de la muerte y de la Nochebuena

¿Alguna vez te has puesto a pensar cómo te despedirás del mundo, cómo será tu último minuto de vida, el momento de tu muerte?

Sin tratar de llegar a este tema, irremediablemente terminé por comentarlo justo en la Nochebuena, esa que sirve para que aflore todo el estúpido consumismo, que gracias al capitalismo salvaje -con Santa Claus como su comandante de las fuerzas rojas armadas- desvirtuó el nacimiento de Jesucristo y de lo que realmente se debería festejar.

Regresando a la muerte, lancé una pregunta al aire tratando de encontrar respuestas que trataran de coincidir con una de mis principales teorías: la forma en que mueres (y cómo ésta llega a ti) es directamente proporcional a cómo te portaste con tus semejantes -y especialmente contigo mismo- durante toda tu vida.

Quizá no sea una coincidencia que tiranos que gozaron de fma, poder, lujos y excesos como Sadam Hussein o Moammar Ghadafi hayan sido encontrados escondidos en túneles o en alcantarillas y uno haya muerto colgado del cuello y otro con un disparo en la cabeza luego de ser ultrajado con un objeto metálico antes de morir. Nunca he deseado la muerte de nadie pero creo que estos tipos quizá merecían morir de esta forma después de tanta atrocidad que cometieron a tantas personas.

Cerrando un poco más el círculo me remito a la muerte de familiares cercanos y al parecer encontré que la forma en que murieron fue exactamente proporcional a la vida que tuvieron. No daré ejemplos porque son cosas que no vienen al caso pero tengo la seguridad de que se cumple esa frase de "con la vara que mides serás medido". En mi caso, espero que mi muerte no sea resbalándome de unas escaleras o ahógandome al comerme un pistache. Si fuera por escoger, me gustaría morir en un evento importante: en la cobertura de una guerra, un suceso de trascendencia mundial, un desastre natural... Una muerte digna, pues.

Y entonces recibí una llamada de El Diablo y me recordó tanto ese café que tomamos a más de 200 metros de altura en una réplica de la Torre Eiffel pero que se ubica en Tokio. Esa plática me provocó la primera de mis nostalgias en esta esta noche de nostalgias.

Después, se cruzó por mis oídos "un lugar lejos de todo", ese donde "nunca nadie estuvo ahí". Luego doblaron las Campanas, que no precisamente fueron las de Hemingway y tampoco son plurales, y al final Adlih se atravesó por mis ojos gracias al wi-fi después de años de no tener noticias suyas.

Nostalgias, muerte y Nochebuena.

diciembre 22, 2011

Invocación

Que no crezca jamás en mis entrañas
esa calma aparente llamada escepticismo.

Huya yo del resabio,
del cinismo,
de la imparcialidad de hombros encogidos.

Crea yo siempre en la vida
crea yo siempre
en las mil infinitas posibilidades.

Engáñenme los cantos de sirenas,
tenga mi alma siempre un pellizco de ingenua.

Que nunca se parezca mi epidermis
a la piel de un paquidermo inconmovible,
helado.

Llore yo todavía
por sueños imposibles
por amores prohibidos
por fantasías de niña hechas añicos.

Huya yo del realismo encorsetado.

Consérvense en mis labios las canciones,
muchas y muy ruidosas y con muchos acordes.

Por si vinieran tiempos de silencio.

De Diario de un destello. Raquel Lanseros.

Ground control to Mayor Tom

Ground control to major Tom
Ground control to major Tom
Take your protein pills and put your helmet on
(Ten) Ground control (Nine) to major Tom (Eight)
(Seven, six) Commencing countdown (Five), engines on (Four)
(Three, two) Check ignition (One) and may gods (Blastoff) love be with you

This is ground control to major Tom, you've really made the grade
And the papers want to know whose shirts you wear
Now it's time to leave the capsule if you dare

This is major Tom to ground control, I'm stepping through the door
And I'm floating in a most peculiar way
And the stars look very different today
Here am I sitting in a tin can far above the world
Planet Earth is blue and there's nothing I can do

Though I'm past one hundred thousand miles, I'm feeling very still
And I think my spaceship knows which way to go
Tell my wife I love her very much, she knows
Ground control to major Tom, your circuits dead, there's something wrong
Can you hear me, major Tom?
Can you hear me, major Tom?
Can you hear me, major Tom?
Can you...
Here am I sitting in my tin can far above the Moon
Planet Earth is blue and there's nothing I can do


diciembre 09, 2011

Head on



As soon as I get my head around you
I come around catching sparks off you
I get an electric shock from you
This secondhand living just won't do
And the way I feel tonight
I could die and I wouldn't mind
And there's something going on inside
Makes you wanna feel
Makes you wanna try
Makes you wanna blow the stars from the sky
And I can't stand up
I can't cool down
I can't get my head off the ground
As soon as I get my head around you
I come around catching sparks off you
And all I ever got from you
Was all I ever took from you
Yeah, the world could die in pain
And I wouldn't feel no shame
And there's nothing holding me to blame
Makes you wanna feel
Makes you wanna try
Makes you wanna blow the stars from the sky
And I'm taking myself to a dirty part of town
Where all my troubles can't be found
I said yeah yeah yeah yeah yeah
And I'm taking myself to a dirty part of town
Where all my troubles can't be found
Makes you wanna feel
Makes you wanna try
Makes you wanna blow the stars from the sky

Happy Birthday 2U


Poesía para perdidos



Lectura de Raquel Lanseros en el ciclo Poesía para Perdidos, organizado por la Asociación Aragonesa de Escritores en La Campana de los Perdidos (C/ Prudencio 7, Zaragoza) el sábado 29 de mayo de 2010.

diciembre 08, 2011

De José

         Jorge querido: te escribo estas líneas porque las considero urgentes y necesarias. Lo hago también porque he decidido que todo septiembre sea mi cumpleaños y, por tanto, quiero festejarlo de manera distinta, es decir, con los amigos que más quiero.

        Pienso también que la amistad es como un músculo que si no se usa se atrofia, por eso estoy aquí, a las 6 de la mañana de este 16 de septiembre, escribiéndote para que sepas cuánto te quiero, amigo. Aclaro, sin embargo, que no estoy borracho ni me he vuelto loco.

        Te conocí un día de octubre del 93. La fecha es maravillosa porque dos meses después irrumpieron los zapatistas en México, en el mundo y en nuestros corazones. Imposible olvidar los comunicados de Marcos ("De qué nos tienen que perdonar"), imposible olvidar nuestro nacimiento al mundo del periodismo, imposible olvidar los salones de clase donde un grupo de jóvenes recién nacidos a la vida comenzó a mirarse, a reconocerse, a increparse.

        Han pasado muchos años, amigo, y nosotros ya no somos los de entonces. Nos quedan los recuerdos y, por ahora, también las personas. Por eso he decidido escribirte, porque quiero que sepas cuánto te quiero a pesar de que no nos veamos frecuentemente.

        Te cuento un secreto: un año después de que salimos de la universidad yo pasaba por un momento muy difícil. Me sentía tan insignificante e inútil que llegué a pensar en el suicidio. Pero ocurrió que un día sonó el teléfono de mi casa y era mi amigo Jorge Villalpando ofreciéndome trabajo. No sé si te envió Dios o el destino, lo cierto es que literalmente me salvaste la vida.

        Por eso voy a estar agradecido infinita y eternamente contigo. Quizá yo no sea el amigo que esperabas, quizá no te he respondido como esperabas, pero siempre que pienso en tí lo hago creyendo que eres un buen hombre, generoso y hasta tengo el presentimiento de que eres muy buen papá.

        Agradezco a la vida que me haya puesto en tu camino y agradezco también haberte conocido. Quizá nos haga falta sentarnos más seguido a tomar un café o un trago y platicar de las cosas que nos pasan.

        Por lo pronto recibe un gran abrazo de un amigo que te quiere de verdad. Te escribo, insisto, porque he decidido festejar mi cumpleaños 39 escribiendo 39 cartas para 39 amigos del alma.

        Que tu Dios te bendiga.

noviembre 22, 2011

The Red Violin Pope's Concert


¿Hay algo más que decir?

Pope's Concert
John Corigliano
The Red Violin Soundtrack

Béquer and Rock and Roll

I know it's only rock'n'roll.
But I like it.
THE ROLLING STONES

You have also been twelve years old.
You also recognize
the trembling of the skin as you make your way.

You have felt the fire in your eyes
that experience intensity for the first time.

It's winter. My child-like fingers
push eagerly, freeing a poem.

Behind there is a young man with a goatee
and the endless eyes of a sensual dreamer.

Words scurry across my chest
like starving ants...

Suddenly, a direct hit
to my conscience,
just like when I listen to rock'n'roll.

The profoundest place of meaning.

Poetry is the opposite of death.

A sudden certainty of the unknown.

Maybe it's only rock'n'roll.

But I like it.


Raquel Lanseros.

noviembre 12, 2011

Poetess

Me extravié en calles de la Condesa
entre letras, palabras y poemas.
Su afónica voz me guiaba
a través de recuerdos de Sabines y Benedetti.
Con esa deliciosa ronquera, la táctica
nos llevó, otra vez, al Centro Histórico.

Un beso, un hasta pronto, una mirada y una sonrisa.
Esa fue nuestra estrategia.

octubre 27, 2011

Carta a Francia


Desde el sitio en donde siempre estoy pensando en ti,
Con mi eterna obstinación,
Y anotando lo que siento que nos pasa aquí,
Aunque no sea lo mejor.

Cómo te extraño,
Y cómo tengo miedo de perder mis pasos,
De extraviar en algún lado mis promesas y mis sueños,
Cuál será el mejor camino,
Todos dicen, ese si te va a llevar.

Cada vez son muchos más los que se acercan,
La gente siempre aplaude y,
Temo tanto darme cuenta que tan solo condesciendan
Con mi modo de mirar,
Sin saber a ciencia cierta si comparten lo que digo,
Si en verdad están conmigo,
Si conceden la importancia y el valor
Que les concedo yo también.

Hoy necesito,
Toda la noche para contar lo que he escrito,
Acerca de los que comercian con la música sencilla y reciclada,
Y que nunca dice nada, será que no tiene nada que decir.

Cómo quisiera,
Ver que el artista está buscando la manera,
De hablar de todo lo que se ha vuelto importante,
Y aún así nunca es bastante,
Aun nos falta y vaya si nos hace falta tanto a que cantar.

En el mundo sólo miro dos extremos hoy,
Y tú tan lejos de aquí,
La nostalgia se me irá con el verano
Cuando vayas a venir.

Cómo te extraño,
Y como tengo miedo de perder los pasos,
De extraviar en algún lado las promesas y los sueños
Cuál será el mejor camino,
Estoy seguro que dirías que tome aquél,
El q me lleve más lejos.

No he sabido decir todo lo que pienso en ti,
Ni he sabido hablar de amor,
Tengo tanto que contarte,
Que he perdido y que no encuentro,
Y entre alguna de estas cosas,
La frescura con que ideé mis planes la primera vez,
He perdido la sorpresa con que descubría en la luna
A mi cabeza, si se fue pensando en ti,
Y hasta el gusto de ser un irresponsable,
Cómo pesan las palabras, cuando marcha uno detrás,
Y cuando soy yo quien tiene que decirlas.

Ojalá y que en esta noche cuando menos,
Me llegara tu reproche a donde estoy,
Por si había más que decir de lo que he dicho,
Y también por si lo dicho, se pudo decir mejor.

Pero no estás,
Y los que vienen no están para perdonarme,
Mis carencias personales,
Mas bien vienen al concierto de esta noche,
Esperando lo mejor.

Y yo tengo la cabeza en tantos lados,
Canto para tanta gente y ahora pienso tanto en ti,
Y aún así me alcanza el corazón para sentirlo todo
Y hoy que me haces tanta falta solamente,
Solamente me he querido repetir,
Cómo te extraño, y cómo tengo miedo de perder tus pasos,
De extraviar en algún lado tus promesas y tus sueños,
Cuál será el mejor camino,
Y al hacerme esta pregunta pienso en ti,
Y en el camino que te traiga de regreso.

La otra copa de brindis

Al principio ella fue una serena conflagración
un rostro que no fingía ni siquiera su belleza
unas manos que de a poco inventaban un lenguaje
una piel memorable y convicta
una mirada limpia sin traiciones
una voz que caldeaba la risa
unos labios nupciales
un brindis

es increíble pero a pesar de todo
él tuvo tiempo para decirse
qué sencillo y también
no importa que el futuro
sea una oscura maleza

la manera tan poco suntuaria
que escogieron sus mutuas tentaciones
fue un estupor alegre
sin culpa ni disculpa
él se sintió optimista
nutrido
renovado
tan lejos del sollozo y la nostalgia
tan cómodo en su sangre y en la de ella
tan vivo sobre el vértice de musgo
tan hallado en la espera
que después del amor salió a la noche
sin luna y no importaba
sin gente y no importaba
sin dios y no importaba
a desmontar la anécdota
a componer la euforia
a recoger su parte del botín

mas su mitad de amor
se negó a ser mitad
y de pronto él sintió
que sin ella sus brazos estaban tan vacíos
que sin ella sus ojos no tenían qué mirar
que sin ella su cuerpo dce ningún modo era
la otra copa del brindis

y de nuevo se dijo
qué sencillo
pero ahora
lamentó que el futuro fuera oscura maleza

sólo entonces pensó en ella
eligiéndola
y sin dolor sin desesperaciones
sin angustia y sin miedo
dócilmente empezó
como otras noches
a necesitarla.

Hablo de tu soledad

Hablo de tu infinita soledad
dijo el fulano
quisiera entrar al saco de tu memoria
apoderarme de ella
desmantelarla desmentirla
despojarla de su último reducto.
Tu soledad me abruma/ me alucina
dijo el fulano con dulzura
quisiera que en las noches me añorara
que me echara de menos
me recibiera a solas.
Pero sucede que/
dijo calmosamente la mengana/
si tu bendita soledad
se funde con la mía
ya no sabré si soy en vos
o vos terminás siéndome.
¿Cuál de los dos será
después de todo
mi soledad legítima?.
Mirándose a los ojos
como si perdonaran
perdonarse
adiós
dijo el fulano;
y la mengana
adiós.


octubre 13, 2011

Silencio

Así como del fondo de la música
brota una nota
que mientras vibra crece y se adelgaza
hasta que en otra música enmudece,
brota del fondo del silencio
otro silencio, aguda torre, espada,
y sube y crece y nos suspende
y mientras sube caen
recuerdos, esperanzas,
las pequeñas mentiras y las grandes,
y queremos gritar y en la garganta
se desvanece el grito:
desembocamos al silencio
en donde los silencios enmudecen.

octubre 05, 2011

La culpa es de uno

Quizá fue una hecatombe de esperanzas
un derrumbe de algún modo previsto
ah pero mi tristeza solo tuvo un sentido

todas mis intuiciones se asomaron
para verme sufrir
y por cierto me vieron

hasta aquí había hecho y rehecho
    mis trayectos contigo
hasta aquí había apostado
a inventar la verdad
pero vos encontraste la manera
    una manera tierna
    y a la vez implacable
    de desahuciar mi amor

con un solo pronostico lo quitaste
    de los suburbios de tu vida posible
lo envolviste en nostalgias
lo cargaste por cuadras y cuadras
y despacito

sin que el aire nocturno lo advirtiera
ahí nomás lo dejaste
a solas con su suerte
    que no es mucha

creo que tenés razón
la culpa es de uno cuando no enamora
    y no de los pretextos
    ni del tiempo

hace mucho muchísimo
que yo no me enfrentaba
como anoche al espejo
y fue implacable como vos
    mas no fue tierno

ahora estoy solo
francamente
    solo

siempre cuesta un poquito
empezar a sentirse desgraciado

antes de regresar
a mis lóbregos cuarteles de invierno

con los ojos bien secos
por si acaso

miro como te vas adentrando en la niebla
y empiezo a recordarte.

septiembre 21, 2011

Apenas y a penas

Pensó
          ojalá que no
pero esta vez acaso sea la última.

Con el deseo más tierno que otras noches
tentó las piernas de la mujer
        que afortunadamente no eran de carrara
posó toda su palma sobre la hierbabuena
        y sintió que su mano agradecía
viajó moroso y sabio por el vientre
        se conmovió con valles y colinas
se demoró en el flanco y su hondonada
        que siempre era su premio bienvenido
anduvo por los pechos eligiendo al azar
        y allí se quedó un rato descifrando
con el pulgar y el índice reconoció los labios
        que afortunadamente no eran de coral
y deslizó una mano por debajo del cuello
        que afortunadamente no era de alabastro.

Pensó
            ojalá que no
pero puede ser la última.

Y si después de todo
es la última vez.

Entonces cómo         cómo haré mañana
de donde sacaré la fuerza y el olvido
para tomar distancia de esta orografía
de esta comarca en paz
de esta patria ganada
                                      apenas y a penas
                                      a tiempo y a dulzura
                                      a ráfagas de amor.

septiembre 19, 2011

Asunción de ti

1

Quién hubiera creído que se hallaba
sola en el aire, oculta,
tu mirada.
Quién hubiera creído esa terrible
ocasión de nacer puesta al alcance
de mi suerte y mis ojos,
y que tú y yo iríamos, despojados
de todo bien, de todo mal, de todo,
a aherrojarnos en el mismo silencio,
a inclinarnos sobre la misma fuente
para vernos y vernos
mutuamente espiados en el fondo,
temblando desde el agua,
descubriendo, pretendiendo alcanzar
quién eras tú detrás de esa cortina,
quién era yo detrás de mí.
Y todavía no hemos visto nada.
Espero que alguien venga, inexorable,
siempre temo y espero,
y acabe por nombrarnos en un signo,
por situarnos en alguna estación
por dejarnos allí, como dos gritos
de asombro.
Pero nunca será. Tú no eres ésa,
yo no soy ése, ésos, los que fuimos
antes de ser nosotros.
Eras sí pero ahora
suenas un poco a mí.
Era sí pero ahora
vengo un poco a ti.
No demasiado, solamente un toque,
acaso un leve rasgo familiar,
pero que fuerce a todos a abarcarnos
a ti y a mí cuando nos piensen solos.

            2

Hemos llegado al crepúsculo neutro
donde el día y la noche se funden y se igualan.
Nadie podrá olvidar este descanso.
Pasa sobre mis párpados el cielo fácil
a dejarme los ojos vacíos de ciudad.
No pienses ahora en el tiempo de agujas,
en el tiempo de pobres desesperaciones.
Ahora sólo existe el anhelo desnudo,
el sol que se desprende de sus nubes de llanto,
tu rostro que se interna noche adentro
hasta sólo ser voz y rumor de sonrisa.

            3

Puedes querer el alba
cuando ames.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
He conservado intacto tu paisaje.
Lo dejaré en tus manos
cuando éstas lleguen, como siempre,
anunciándote.
Puedes
venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú.
Aunque mi voz te espere
sola en su azar
quemando
y tu dueño sea eso y mucho más.
Puedes amar el alba
cuando quieras.
Mi soledad ha aprendido a ostentarte.
Esta noche, otra noche
tú estarás
y volverá a gemir el tiempo giratorio
y los labios dirán
esta paz ahora esta paz ahora.
Ahora puedes venir a reclamarte,
penetrar en tus sábanas de alegre angustia,
reconocer tu tibio corazón sin excusas,
los cuadros persuadidos,
saberte aquí.
Habrá para vivir cualquier huida
y el momento de la espuma y el sol
que aquí permanecieron.
Habrá para aprender otra piedad
y el momento del sueño y el amor
que aquí permanecieron.
Esta noche, otra noche
tú estarás,
tibia estarás al alcance de mis ojos,
lejos ya de la ausencia que no nos pertenece.
He conservado intacto tu paisaje
pero no sé hasta dónde está intacto sin ti,
sin que tú le prometas horizontes de niebla,
sin que tú le reclames su ventana de arena.
Puedes querer el alba cuando ames.
Debes venir a reclamarte como eras.
Aunque ya no seas tú,
aunque contigo traigas
dolor y otros milagros.
Aunque seas otro rostro
de tu cielo hacia mí.


Mario Benedetti

Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry®

septiembre 06, 2011

Una carta de amor

Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo,

como un perro que pasa, una colina,
esas cosas de nada, cotidianas,
espiga y cabellera y dos terrones,
el olor de tu cuerpo,
lo que decís de cualquier cosa,
conmigo o contra mía,

todo eso es tan poco,
yo lo quiero de vos porque te quiero.

Que mires más allá de mí,
que me ames con violenta prescindencia
del mañana, que el grito
de tu entrega se estrelle
en la cara de un jefe de oficina,

y que el placer que juntos inventamos
sea otro signo de la libertad.

septiembre 05, 2011

Quemar la nave

El día o la noche en que por fin lleguemos
habrá que quemar las naves
pero antes habremos metido en ellas
nuestra arrogancia masoquista
nuestros escrúpulos blandengues
nuestros menosprecios por sutiles que sean
nuestra capacidad de ser menospreciados
nuestra falsa modestia y la dulce homilía
de la autoconmiseración
y no sólo eso
también habrá en las naves a quemar
hipopótamos de wall street
pingüinos de la otan
cocodrilos del vaticano
cisnes de buckingham palace
murciélagos de el pardo
y otros materiales inflamables

El día o la noche en que por fin lleguemos
habrá sin duda que quemar las naves
así nadie trendrá riesgo ni tentación de volver
es bueno que se sepa desde ahora
que no habrá posibilidad de remar nocturnamente
hasta otra orilla que no sea la nuestra
ya que será abolida para siempre
la libertad de preferir lo injusto
y en ese solo aspecto
seremos más sectarios que dios padre
no obstante como nadie podrá negar
que aquel mundo arduamente derrotado
tuvo alguna vez rasgos dignos de mención
por no decir notables
habrá de todos modos un museo de nostalgias
donde se mostrará a las nuevas generaciones
cómo eran París el whiski Claudia Cardinale


Mario Benedetti




Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry®

agosto 31, 2011

"¿Y si se lo propones?"


- "¿Por qué lo has abandonado, por qué lo dejaste de alimentar?"

- Lo sabes bien, este espacio se nutre de lo que estoy sintiendo en el preciso momento en que comienzo a escribir. Regularmente se me vienen a la cabeza ciertas escenas de películas, ciertos poemas y ciertas canciones que me hacen volar, que me hacen soñar. Pero en este momento están resguardados, están celosamente cuidados para que ninguno de ellos se asome y me delate. Si pasa eso, sabes que estoy perdido...

...

- No sé cómo empezar de nuevo. Creo que perdí esa capacidad de asombrarme, de deleitarme con un escrito, con una canción, con una estrofa. De seducir, de acercarme, de ser natural, de conectar con la mirada, con un pequeño roce. Quizás es temor de arriesgar, de ser electrizado. Por ahora, prefiero evitarlo.

- Yo te puedo ayudar, "just let it go".

- Voy a cubrir mis ojos, voy a caminar sin fijarme dónde piso. Ya muchas veces lo he hecho y de pronto ya estoy volando. Eso recuerdo y no las veces en que he tropezado. ¿Alguna vez has volado así, tan alto, tan natural, sin preocupaciones?

- Entonces creo que tu eres quien me ayudará.

- "Just let it go"...

...

- "Ya no lo pienses más, sólo hazlo."

- ¿Y si se muere?

- "Si eso es lo que quieres, hazlo y ya. Pero sin arrepentimientos. A mi no me lloriquees después".

- No es eso lo que quiero de manera tan literal. Hay veces que es mejor morir de amor, como el poema ese, ¿no?

- "Tu y tus malditos sentimentalismos. Como siempre".

- Tú qué sabes de sentimentalismos. No sabes lo que es hacerse el fuerte, el demostrar(te) que todo lo tienes bajo control. ¿Qué sabes de la necesidad de sentir(te) por un momento indefenso, extraño, abandonado, vulnerable? Seguramente no conoces esa estúpida y sentimental necesidad de un abrazo, una caricia, una palabra de aliento en tu oído.

- "Maricadas. Son puras maricadas. Mejor cuéntame una historia. Que no sea de amor -extra seca y sin hielo, por favor".

- ¿Ya te conté la de la turista franco-canadiense que se pasea por...

- "Sí, sí. Esa que sigues planeando hacerla en un cortometraje desde hace no sé cuánto tiempo".

- Contigo no se puede hablar. Pareciera que quieres escuchar -o leer- un relato erótico.

- " ¿Y estás en condiciones de contarlo, de escribirlo?"

- No necesariamente tiene que ser una vivencia. Puedo inventarlo. Aunque reconozco que necesito forzar mi mente para ello.

- "Ja. ¿Tú? ¿Forzar tu mente para un relato erótico?"

-  ¿Sabes de lo que soy capaz? Creo que no. Y no voy a caer en tus provocaciones. Ahora necesito un poco de inspiración y no me estás ayudando.

. "Estás perdiendo intensidad, una de tus grandes cualidades. Ya sólo falta que digas que se te está comenzando a caer el cabello".

- Al menos tu sarcasmo me hace sonreír. Ya te dije que en este momento está blindado todo. Un viaje me caería bien. ¿Qué te parece Nueva York?

- "Nada mal, pero creo que te sería mejor escaparte a una playa de esas que acostumbras. Desconectarte de la gente, de la tecnología, del internet y de esas cosas que te hacen "blindarte". Pero esta vez no vayas solo"...

...

- "¿Y si se lo propones?"

julio 30, 2011

Sometimes You Can't Make It On Your Own

Tough, you think you’ve got the stuff
You’re telling me and anyone
You’re hard enough

You don’t have to put up a fight
You don’t have to always be right
 Let me take some of the punches
For you tonight

Listen to me now
I need to let you know
You don’t have to go it alone

And it’s you when I look in the mirror
And it’s you when I don’t pick up the phone
Sometimes you can’t make it on your own

We fight all the time
You and I… that’s alright
We’re the same soul

I don’t need… I don’t need to hear you say
That if we weren’t so alike
You’d like me a whole lot more

Listen to me now
I need to let you know
You don’t have to go it alone

And it’s you when I look in the mirror
And it’s you when I don’t pick up the phone
Sometimes you can’t make it on your own

I know that we don’t talk
I’m sick of it all
Can – you – hear – me – when – I -
Sing, you’re the reason I sing
You’re the reason why the opera is in me…

Where are we now?
I’ve got to let you know
A house still doesn’t make a home
Don’t leave me here alone…

And it’s you when I look in the mirror
And it’s you that makes it hard to let go

Sometimes you can’t make it on your own
Sometimes you can’t make it
The best you can do is to fake it
Sometimes you can’t make it on your own.

Sorry (Baby can I hold you)

Hace casi tres años publiqué esta canción y creo que tenía el mismo tiempo sin escucharla. La pongo de nuevo. Total este es mi espacio y aquí hago lo que se me pega la gana.

No es necesario decir que es una auténtica joya. Hermosa. Y además encontré una versión de Tracy con Pavarotti.

Sorry
Is all that you can't say
Years gone by and still
Words don't come easily
Like sorry, like sorry

Forgive me
Is all that you can't say
Years gone by and still
Words don't come easily
Like forgive, me forgive me

But you can say baby
Baby can I hold you tonight
Maybe if I told you the right words
At the right time you'd be mine

I love you
Is all that you can't say
Years gone by and still
Words don't come easily
Like I love you, I love you 


julio 20, 2011

Alex

Un viernes como todos los viernes tuve la genial idea de marcarle a su celular para vernos al anochecer o acordar una cita para vernos en los días siguientes. Luego de los acostumbrados saludos en forma de trabalenguas, quedamos que el miércoles de la siguiente semana nos veríamos para comer, quizá para repetir ese delicioso Sancocho que ya en otra ocasión la colombiana nos había preparado.

Pero ese miércoles y esa comida nunca llegaron.

...

Todos los días, sea de día, por la tarde, en la noche o de madrugada, inevitablemente recibo notificaciones/comunicados de cierta dependencia federal que me avisa de los logros en la lucha contra el narcotráfico, lavado de dinero y todos esos delitos que tienen que ver con la grave inseguridad que vive México desde hace unos años. También recibo cientos de notificaciones sobre los resultados en el ámbito cultural así como muchísimas invitaciones a presentaciones, conferencias de prensa o desayunos para justificar el presupuesto y conocer los próximos eventos que realizan las autoridades en dicha materia. En uno de tantos viernes, de regreso a casa borré sin leer todos esos correos. El fin de semana ya estaba encima y no tenía la menor intención de saber lo que ocurría en esos momentos. De hecho me puse a pensar si en ciertas oficinas de Comunicación Social la gente que ahí trabaja no tiene vida social, si no salen a bailar, a ponerse una infernal borrachera, a amarse o aunque sea a tener sexo.

...

La noche del domingo avanzó de forma prematura y eché de menos esas llamadas nocturnas cuando el fin de semana fallecía y una nueva semana comenzaba. Entre viejos recuerdos me quedé dormido y la mala costumbre de no apagar mi celular a un lado de mi cama mientras lo ponía a cargar interrumpió mi sueño con una notificación de Facebook. Una entrañable amiga me preguntaba, horrorizada, si ya me había enterado de lo que pasaba. Era un comunicado federal que presumía, de forma detestable, la detención de una persona en el aeropuerto internacional de la ciudad de México intentando viajar a Medellín (¿o era Calí?) con una cantidad considerable de dinero sin ser declarado ante las autoridades. Cuando leí el nombre y vi la foto me quedé pasmado, horrorizado. Esa imagen me lastimó y no podía creer lo que estaba leyendo/viendo. Era él. Era ese entrañable amigo con el que había hablado por teléfono unos días antes y con el que comería el miércoles siguiente.

...

Buscando más información me encontré, paradójicamente, con esto:

Inocentes... ¿Todo el año?


Viernes 28 de diciembre de 2007  

Soy, como la mayoría de mis compatriotas, una persona sin problemas económicos. La economía de mi país es la mejor de la región latinoamericana; este año creció en 3.9%. La pobreza se ha ido erradicando porque “el gobierno de la República cumple”. Somos un ejemplo a seguir en materia de seguridad; en las calles bajó el índice delictivo, ya no hay enfrentamientos. El tráfico de drogas va a la baja; dos de los tres cárteles fueron desmembrados el año pasado. En el campo se han fumigado casi todos los sembradíos de drogas. Puedo viajar cuando quiero y a la hora que quiero, para eso trabajo.

Estoy literalmente, como dicen algunos, en el limbo.

Después de usar un champú me creció cabello, una faja logró que mi panza consumiera más de 10 kilos. Como Lorena Herrera, no tendré celulitis gracias a las cremas Goicoechea, y con el Mforce mi pareja ha llegado a tanto que tuve que contratar a otras mujeres para no sentirlo desperdiciado.

No crean que digo mentiras, es sólo que todo me lo he creído como una inocente palomita, y ahí tienen la consecuencia. No crean que nací un 28 de diciembre, más bien me han ido formando con el paso de los días; soy algo así como un producto de los que escucho. Y en mi país, México, vaya que hay gente que tiene mucho que decir y que prometer.

Basado en la inocencia, éste sería el mexicano producto de las promesas y declaraciones, de las bromas que hacen pensar que todos los días festejamos el de los Santos Inocentes. En España y en Estados Unidos —donde las inocentadas no son en diciembre, sino el 1 de abril y se llaman april fools— por único día, las bromas se publican en los diarios. En México aparecen cotidianamente en radio y televisión, en boca de políticos, vendedores de productos o delincuentes.

Que la economía mexicana crecerá en 3.9%, que el champú Cre-C te hará ver unos centímetros de cabello, que la Procuraduría General de la República trabajará duro en el combate al narcotráfico o que una toalla femenina hará que desaparezca el olor del periodo menstrual. La situación llegó a tal grado en eso de las toallas, que la Procuraduría Federal del Consumidor obligó a Saba a insertar una leyenda en su publicidad : “La veracidad de la información contenida en este mensaje no ha sido comprobada por la Profeco”.

Lo malo es que no hay controles para todo. Así que en aquello de la creación de un millón de empleos, el presidente Felipe Calderón, para eximir sus culpas, sólo tendría que decir: “Inocentes electores que se dejaron engañar”.

Que la selección de Hugo Sánchez va a ganar la Copa América, jua, jua, jua. Que el salario mínimo subió, pero dos pesos, apenas para comprar un bolillo.

Tampoco fue necesario que fuera día de los Santos Inocentes para que Francisco Ramírez Acuña, secretario de Gobernación, saliera a decir que Tabasco se fue en limpio y sin muertos, a pesar de que por lo menos 300 personas reclaman desaparecidos.

El Día de los Santos Inocentes nada tiene que ver con una broma, sino con la matanza que ordenara el rey Herodes contra los niños que se encontraran en Belén (Judea) y así terminar con la vida del recién nacido Jesús. Con los años ese día se convirtió en la contención de lo que en la Edad Media se llamaban los “días de locura” —la semana de Navidad al Año Nuevo— y los concentró en el 28 de diciembre diciendo que ese día era preciso para hacer bromas.

No en México, donde las farsas políticas, financieras, tecnológicas, comerciales y criminales se llevan a cabo en cualquier momento con la intención de engañar a millones de ciudadanos. Pero parece ser que esto ha dejado de funcionar. De acuerdo con un sondeo realizado recientemente por EL UNIVERSAL, la inocencia quedó en el baúl de los recuerdos. En él participaron 577 personas, y casi 90% de ellas respondieron con un “no” cuando se les preguntó si creían en los productos “milagrosos”.

Si todas las mujeres pudieran verse como modelos, por qué sólo hay cinco o seis, reza un dicho acuñado en Estados Unidos.

En cada evento político se leen discursos con promesas que la gente sabe que sólo se quedarán ahí, en las palabras, porque son imposibles de cumplir.

Aunque la cara más cruel de estas inocentadas es la que muestra la delincuencia, que con toda impunidad y casi siempre con la colaboración de autoridades trata de timar a la gente generándole terror.

Todos los días, en promedio, 360 mexicanos reciben una llamada para pedirles dinero o tarjetas telefónicas a cambio de no dañar a un familiar.

Pese a que a casi todos nos ha pasado, y que muchos sabemos que se trata de una farsa, hay muchos que siguen creyendo el cuento y pierden el dinero y en algunos casos hasta la salud.

Sólo en un país como éste, en el que se mezcla corrupción endémica con inocentes de tiempo completo, se puede concebir la existencia de una oficina que trabaja las 24 horas con 12 empleados por turno para atender a quienes les han intentado sacar dinero con engaños. A esta oficina del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración del DF se comunicaron en sólo un mes más de 13 mil personas.

Y sólo creyendo que somos inocentes la Suprema Corte de Justicia nos puede vender que el góber precioso no violó las garantías de Lydia Cacho, cuando todos oímos hasta la saciedad su confesión telefónica.

Se puede jugar en los medios con bromas y decir que uno es una inocente palomita que se dejó engañar, pero sólo una vez.


...

Creo que ni siquiera guardé ese miserable correo donde anuncian la detención. Y tampoco diré o que ha pasado tras ese encarcelamiento. Tan solo quiero decir que lo extraño, que me duele mucho saber su condición y que espero que en poco tiempo lo pueda ver otra vez, tan sonriente, tan mujeriego, tan amigo. Espero que pronto le pueda besar la mejilla como siempre lo hacíamos cuando nos saludábamos. Espero también poder seguir aprendiendo tanto de esa persona que me ha dado mucho como amigo. Espero que pronto salga del infierno, no me importa si es inocente o es culpable. Es mi amigo y con eso me quedo.

Te extraño, Alex. Te extraño, Loco-Troco-Moroco-Tropo. Te extraño, Alejo. Te extraño, Suver. Y sí, ya lloraremos juntos cuando hayas salido de ahí. 


En ocasión de todos los finales

Yo nunca resistí las despedidas
   con su mezcla de muerte y precipicio
      con el aroma amargo de la finitud
                                     empalagando el ánimo
         con esa luz de hielo matutino
                      que penetra debajo de los párpados.

Yo nunca resistí las despedidas
      pero no sé por qué.
Me lo pregunto porque no ha supuesto
una sorpresa súbita casi ninguna de ellas.
He solido saber
con esa exactitud de los relojes
el lugar, el momento
   la documentación y el escenario
                                      en que sobrevinieron.

No hay engaño. El jueves diecinueve
era un jueves sin ti. Estaba escrito
mucho antes que las lágrimas
anunciasen el fin
          y todo fin es único.

Las despedidas son como el otoño
inevitables pérdidas
     vienen puntuales con aviso previo.
Nadie puede acusar de su tristeza
a la pequeña hoja tiritando dormida
                               en medio del camino.

De repente esa hoja me recuerda
los hoteles pintados de naranja.
Son dos cosas que llegan de otra época
                         igual que llega la bruma de noviembre.
Traen una carga de nostalgia limpia
sin traición ni sorpresa.
     Y sin embargo el alma
     no logra acostumbrarse en una vida.

Yo nunca resistí  las despedidas
porque en cada una de ellas se marchita la voz
de todas las personas que yo he sido
                                       y ya no puedo ser.

La mujer herida

Solamente si alguna vez amaste
               con uñas y con dientes
                sin red
                 sin salvavidas
aciertes a entender el vértigo insondable
que se extiende a los pies del desengaño.

Ella creyó encontrar la fuente del principio
cuando lo conoció, en medio de la tierra,
                  sin más escudo que su piel de hombre
          bruñida por el sol igual que el oro viejo.

Lo amó sin precipicios ni preguntas
tiernamente, en silencio
   con esa gratitud voluptuosa
      que provoca la lluvia en primavera.

Todo era tan sencillo.

Los versos inflamados de poetas infinitos
parecían seguirla a todas partes
   como si el corazón se hubiera convertido
                                en un fiel animal domesticado.

Porque no existe nada que perdure
una noche aprendió, como tantos lo hicieran
antes y después de ella,
que el amor es un río con cataratas propias
                                                  y remansos ajenos
que siempre desemboca en el océano.

Míralo de este modo: la vida te ha enseñado
siguiendo su costumbre de incansable maestra
   cómo el alma dibuja
       serenas cicatrices sobre viejas heridas.


Poema de Raquel Lanseros

julio 05, 2011

El último día de junio

"El último día de junio es el último día de la historia, el resto es cuestión de ustedes y también de nosotros"

con mi esperanza anual monótona (voy de ojalá en ojalá a los despueses)

me miro en esos rostros la máscara insolente de la edad

que tuve antes de terminar tan confianzudo con la muerte

repitiendo los mismos gestos por el mismo sueldo

ganándome la vida en esto de perderla entre papeles

desaprendiendo qué diablos pasa con el hombre

pero no hay vuelta que darle a nuestro orgullo"...

Y el último día de junio llovió mucho. Como si Dios estuviera desconsoladamente triste. O quizá el mundo estaba triste. O quizá era yo el que estaba así... Y aún así esperas que recuerde este día tan extraordinario mientras tu sigues temiendo en construir puentes que lleven a la felicidad?

El último día de junio no lo olvidé, es inevitable no recordarlo. Solo que mis felicitaciones, como siempre, están de sobra. Y sino, Mike & Little Rob lo pueden rebatir.

Salud.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry®

Falso abandono

No creas nunca creas este falso abandono
estaré donde menos lo esperes
por ejemplo en un árbol añoso
de oscuros cabeceos
estaré en un lejano horizonte
sin horas en la huella del tacto
en tu sombra y mi sombra
estaré repartido en cuatro o cinco pibes
de esos que vos mirás
y enseguida te siguen
y ojalá pueda estar de tu sueño
en la red esperando tus ojos
y mirándote.

Del multimencionado y publicado Poema Número Tres de Mario Benedetti.
Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry®

junio 17, 2011

Fuego mutilado

Me prometo a diario descuidarte
pues me corre el pesar por cuenta ajena
tan extensa trinchera abrió esta pena
que muero porque vivo para amarte.
Tu piel es la membrana de una estrella
no te logro alcanzar por más que intento
se multiplica el ansia del momento
y malvendo mi ardor en la querella.
Tan caras tus caricias por goteo
agridulce suplicio de mi antojo
tan lejano tu puerto a mi deseo
tan vuelva usted mañana, trampantojo.
Alíviame esta cruz, mi cirineo
o firma del afán mi desalojo.

Poema de @RaquelLanseros

Asleep

Sing me to sleep
Sing me to sleep
I'm tired and I
I want to go to bed

Sing me to sleep
Sing me to sleep
And then leave me alone
Don't try to wake me in the morning
'Cause I will be gone
Don't feel bad for me
I want you to know
Deep in the cell of my heart
I will feel so glad to go


Sing me to sleep
Sing me to sleep
I don't want to wake up
On my own anymore


Sing to me
Sing to me
I don't want to wake up
On my own anymore


Don't feel bad for me
I want you to know
Deep in the cell of my heart
I really want to go


There is another world
There is a better world
Well, there must be
Well, there must be
Well, there must be
Well, there must be
Well ...


Bye bye
Bye bye
Bye ...

junio 01, 2011

Junio 1

El 1 de junio de 2007 Martín se convirtió en un inseparable amigo. Estos últimos cuatro años, ha sido mi inseparable, nunca desaparece y al final siempre me recibe. Comparto mi vida con Martín M., que me conoce perfectamente. Nadie como él.

Y hace exactamente cuatro años mi vida cambió de un día para otro y muchas cosas buenas me han pasado. Cuatro años después, al parecer mi vida volverá a girar sólo que esta vez la incertidumbre me acompaña. Mi cabeza está en otro lado por lo que demoraré un poco esa respuesta que debo a uno de tantos comentarios que se han publicado en este espacio. Me gustaría responder punto a punto pero ahora no puedo.

abril 25, 2011

Carta del suicida

Juro que esta mujer me ha partido los sesos,
Por que ella sale y entra como una bala loca,
Y abre mis parietales y nunca cicatriza,
Así sople el verano o el invierno,
Así viva feliz sentado sobre el triunfo
Y el estomago lleno, como un cóndor saciado,
Así padezca el látigo del hambre,
así me acueste
O me levante, y me hunda de cabeza en el día
Como una piedra bajo la corriente cambiante.

Así toque mi citara para engañarme, así
Se habrá una puerta y entren diez mujeres desnudas,
Marcadas sus espaldas con mi letra, y se arrojen
Unas sobre otras hasta consumirse.

Juro que ella perdura porque ella sale y entra
Como una bala loca,
Me sigue a donde voy y me sirve de hada.

abril 22, 2011

I just had to let it go

People say I'm crazy doing what I'm doing,
Well they give me all kinds of warnings to save me from ruin,
When I say that I'm o.k. they look at me kind of strange,
Surely your not happy now you no longer play the game,

People say I'm lazy dreaming my life away,
Well they give me all kinds of advice designed to enlighten me,
When I tell that I'm doing Fine watching shadows on the wall,
Don't you miss the big time boy you're no longer on the ball?

I'm just sitting here watching the wheels go round and round,
I really love to watch them roll,
No longer riding on the merry-go-round,
I just had to let it go,

People asking questions lost in confusion,
Well I tell them there's no problem,
Only solutions,
Well they shake their heads and they look at me as if I've lost my mind,
I tell them there's no hurry...
I'm just sitting here doing time,

I'm just sitting here watching the wheels go round and round,
I really love to watch them roll,
No longer riding on the merry-go-round,
I just had to let it go.

abril 15, 2011

Mi corazón emprende...

Mi corazón emprende
de mi cuerpo a tu cuerpo último viaje.
Retoño de la luz,
agua de las edades que en ti, perdida, nace.
Ven a mi sed. Ahora.
Después de todo. Antes.
Ven a mi larga sed entretenida
en bocas, escasos manantiales.
quiero esa arpa honda que en tu vientre
arrulla niños salvajes.
Quiero esa tensa humedad que te palpita,
esa humedad de agua que te arde.
Mujer, músculo suave.
La piel de un beso entre tus senos
de oscurecido oleaje
me navega en la boca
y mide sangre.
Tú también. Y no es tarde.
Aún podemos  morirnos uno en otro:
es tuyo y mío ese lugar de nadie.
Mujer, ternura de odio, antigua madre,
quiero entrar, penetrarte,
veneno, llama, ausencia,
mar amargo y amargo, atravesarte.
Cada célula es hembra, tierra abierta,
agua abierta, cosa que se abre.
Yo nací para entrarte.
Soy la flecha en el lomo de la gacela agonizante.
Por conocerte estoy,
grano de angustia en corazón de ave.
Yo estaré sobre ti, y todas las mujeres
tendrán un hombre encima en todas partes.


Mover over

You say that it's over baby, Lord,
You say that it's over now,
But still you hang around me, come on,
Won't you move over.

You know that I need a man, honey Lord,
You know that I need a man,
But when I ask you to you just tell me
That maybe you can.

Please dontcha do it to me babe, no!
Please dontcha do it to me baby,
Either take this love I offer
Or honey let me be.

I ain't quite a ready for walking, no no no no,
I ain't quite a ready for walking,
And whatcha gonna do with your life,
Life all just dangling ?

Oh yeah, make up your mind, honey,
You're playing with me, hey hey hey,
Make up your mind, darling,
You're playing with me, come on now!
Now either be my loving man,
I said-a let me honey, let me be, yeah!

You say that it's over, baby, no,
You say that it's over now,
But still you hang around me, come on
Won't you move over.

You know that I need a man, honey, I told you so.
You know that I need a man,
But when I ask you to you just tell me
That maybe you can.

Hey! Please dontcha do it to me, babe, no!
Please dontcha do it to me baby,
Either take this love I offer,
Honey let me be.

I said won't you, won't you let me be ?
Honey, you're teasing me.
Yeah, you're playing with my heart, dear,
I believe you're toying with my affections, honey.

I can't take it no more baby,
And furthermore, I don't intend to.
I'm just tired of hanging from the end of a string, honey,
You expect me to fight like a goddamned mule.
Wah, wah, wah, wah, honey...

Los amorosos

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre  -¡que bueno!-  han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan
también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida.


Silencio por amor

abril 13, 2011

Como quien oye llover

Óyeme como quien oye llover,
ni atenta ni distraída,
pasos leves, llovizna,
agua que es aire, aire que es tiempo,
el día no acaba de irse,
la noche no llega todavía,
figuraciones de la niebla
al doblar la esquina,
figuraciones del tiempo
en el recodo de esta pausa,
óyeme como quien oye llover,
sin oírme, oyendo lo que digo
con los ojos abiertos hacia adentro,
dormida con los cinco sentidos despiertos,
llueve, pasos leves, rumor de sílabas,
aire y agua, palabras que no pesan:
lo que fuimos y somos,
los días y los años, este instante,
tiempo sin peso, pesadumbre enorme,
óyeme como quien oye llover,
relumbra el asfalto húmedo,
el vaho se levanta y camina,
la noche se abre y me mira,
eres tú y tu talle de vaho,
tú y tu cara de noche,
tú y tu pelo, lento relámpago,
cruzas la calle y entras en mi frente,
pasos de agua sobre mis párpados,
óyeme como quien oye llover,
el asfalto relumbra, tú cruzas la calle,
es la niebla errante en la noche,
como quien oye llover
es la noche dormida en tu cama,
es el oleaje de tu respiración,
tus dedos de agua mojan mi frente,
tus dedos de llama queman mis ojos,
tus dedos de aire abren los párpados del tiempo,
manar de apariciones y resurrecciones,
óyeme como quien oye llover,
pasan los años, regresan los instantes,
¿oyes tus pasos en el cuarto vecino?
no aquí ni allá: los oyes
en otro tiempo que es ahora mismo,
oye los pasos del tiempo
inventor de lugares sin peso ni sitio,
oye la lluvia correr por la terraza,
la noche ya es más noche en la arboleda,
en los follajes ha anidado el rayo,
vago jardín a la deriva
entra, tu sombra cubre esta página.

Alguien me deletrea

Soy hombre: duro poco
y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
las estrellas escriben.
Sin entender comprendo:
también soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea.


El llanto fracasado

Roto, casi ciego, rabioso, aniquilado,
hueco como un tambor al que golpea la vida,
sin nadie pero solo,
respondiendo las mismas palabras para las mismas
cosas siempre,
muriendo absurdamente, llorando como niña, asqueado.
He aquí éste que queda, el que me queda todavía.
Háblenle de esperanza,
díganle lo que saben ustedes, lo que ignoran,
una palabra de alegría, otra de amor, que sueñe.

Todos los animales sobre la tierra duermen.
Sólo el hombre no duerme.
¿Han visto ustedes un gesto de ternura en el rostro de
un loco dormido?
¿Han visto un perro soñando con gaviotas?
¿Qué han visto?

Nadie sino el hombre pudo inventar el suicidio.
Las piedras mueren de muerte natural.
El agua no muere.
Sólo el hombre pudo inventar para el día la noche,
el hambre para el pan,
las rosas para la poesía.

Mortalmente triste sólo he visto a un gato, un día,
agonizando.
Yo no tengo la culpa de mis manos: es ella.
Pero no fue escrito:
Te faltará una mujer para cada día de amor.

Andarás, te dijeron, de un sitio a otro de la muerte
buscándote.
La vida no es fácil.
Es más fácil llorar, arrepentirse.

En Dios descansa el hombre.
Pero mi corazón no descansa,
no descansa mi muerte,
el día y la noche no descansan.

Diariamente se levantan los montes, el cielo se ilumina
el mar sube hacia el mar
los árboles llegan hasta los pájaros.
Sólo yo no me alumbro, no me levanto.

Háblenle de tragedias a un pescado.
A mí no me hagan caso.
Yo me río de ustedes que piensan que soy triste
como si la soledad o mi zapato
me apretaran el alma.

La yugular es la vena de la mujer.
Allí recibe al hombre.
Las mujeres se abren bajo el peso del hombre
como el mar bajo un muerto,
lo sepultan, lo envuelven,
lo incrustan en ovarios interminables,
lo hacen hijos e hijos…
Ellas quedan de pie,
paren de pie, esperando.

No me digan ustedes en dónde están mis ojos,
pregunten hacia dónde va mi corazón.

Les dejaré una cosa el día último,
la cosa más inútil y más amada de mí mismo,
la que soy yo y se mueve, inmóvil para entonces,
rota definitivamente.
Pero les dejaré también una palabra,
la que no he dicho aquí, inútil, amada.

Ahora vuelve el sol a dejarnos.
La tarde se cansa, descansa sobre el suelo, envejece.
Trenes distantes, voces, hasta campanas suenan.
Nada ha pasado.

Olvido

Cierra los ojos y a oscuras piérdete
bajo el follaje rojo de tus párpados.
Húndete en esas espirales
del sonido que zumba y cae
y suena allí, remoto,
hacia el sitio del tímpano,
como una catarata ensordecida.

Hunde tu ser a oscuras,
anégate la piel,
y más, en tus entrañas;
que te deslumbre y ciegue
el hueso, lívida centella,
y entre simas y golfos de tiniebla
abra su azul penacho al fuego fatuo.

En esa sombra líquida del sueño
moja tu desnudez;
abandona tu forma, espuma
que no sabe quien dejó en la orilla;
piérdete en ti, infinita,
en tu infinito ser,
ser que se pierde en otro mar:
olvídate y olvídame.

En ese olvido sin edad ni fondo,
labios, besos, amor, todo renace:
las estrellas son hijas de la noche.

tan sólo un sueño

Llegas, silenciosa, secreta,
y despiertas los furores, los goces,
y esta angustia
que enciende lo que toca
y engendra en cada cosa
una avidez sombría.

El mundo cede y se desploma
como metal al fuego.
Entre mis ruinas me levanto,
solo, desnudo, despojado,
sobre la roca inmensa del silencio,
como un solitario combatiente
contra invisibles huestes.

Verdad abrasadora,
¿A qué me empujas?
No quiero tu verdad,
tu insensata pregunta.
¿A qué esta lucha estéril?
No es el hombre criatura capaz de contenerte,
avidez que sólo en la sed se sacia,
llama que todos los labios consume,
espíritu que no vive en ninguna forma
mas hace arder todas las formas.

Subes desde lo más hondo de mí,
desde el centro innombrable de mi ser,
ejército, marea.
Creces, tu sed me ahoga,
expulsando, tiránica,
aquello que no cede
a tu espada frenética.
Ya sólo tú me habitas,
tú, sin nombre, furiosa substancia,
avidez subterránea, delirante.

Golpean mi pecho tus fantasmas,
despiertas a mi tacto,
hielas mi frente,
abres mis ojos.

Percibo el mundo y te toco,
substancia intocable,
unidad de mi alma y de mi cuerpo,
y contemplo el combate que combato
y mis bodas de tierra.

Nublan mis ojos imágenes opuestas,
y a las mismas imágenes
otras, más profundas, las niegan,
ardiente balbuceo,
aguas que anega un agua más oculta y densa.
En su húmeda tiniebla vida y muerte,
quietud y movimiento, son lo mismo.

Insiste, vencedora,
porque tan sólo existo porque existes,
y mi boca y mi lengua se formaron
para decir tan sólo tu existencia
y tus secretas sílabas, palabra
impalpable y despótica,
substancia de mi alma.

Eres tan sólo un sueño,
pero en ti sueña el mundo
y su mudez habla con tus palabras.
Rozo al tocar tu pecho
la eléctrica frontera de la vida,
la tiniebla de sangre
donde pacta la boca cruel y enamorada,
ávida aún de destruir lo que ama
y revivir lo que destruye,
con el mundo, impasible
y siempre idéntico a sí mismo,
porque no se detiene en ninguna forma
ni se demora sobre lo que engendra.

Llévame, solitaria,
llévame entre los sueños,
llévame, madre mía,
despiértame del todo,
hazme soñar tu sueño,
unta mis ojos con aceite,
para que al conocerte me conozca.


Título original: La poesía

Olvidar

Elegía interrumpida

...


Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.
La que murió noche tras noche
y era una larga despedida,
un tren que nunca parte, su agonía.
Codicia de la boca
al hilo de un suspiro suspendida,
ojos que no se cierran y hacen señas
y vagan de la lámpara a mis ojos,
fija mirada que se abraza a otra,
ajena, que se asfixia en el abrazo
y al fin se escapa y ve desde la orilla
cómo se hunde y pierde cuerpo el alma
y no encuentra unos ojos a que asirse...
¿Y me invitó a morir esa mirada?
Quizá morimos sólo porque nadie
quiere morirse con nosotros, nadie
quiere mirarnos a los ojos.

...

¿Qué putas puedo?

 ¿Qué putas puedo hacer con mi rodilla,
con mi pierna tan larga y tan flaca,
con mis brazos, con mi lengua,
con mis flacos ojos?
¿Qué puedo hacer en este remolino
de imbéciles de buena voluntad?
¿Qué puedo con inteligentes podridos
y con dulces niñas que no quieren hombre sino poesía?
¿Qué puedo entre los poetas uniformados
por la academia o por el comunismo?
¿Qué, entre vendedores o políticos
o pastores de almas?
¿Qué putas puedo hacer, Tarumba,
si no soy santo, ni héroe, ni bandido,
ni adorador del arte,
ni boticario,
ni rebelde?
¿Qué puedo hacer si puedo hacerlo todo
y no tengo ganas sino de mirar y mirar?

abril 06, 2011

La lenta máquina del desamor

La lenta máquina del desamor,
los engranajes del reflujo,
los cuerpos que abandonan las almohadas,
las sábanas, los besos,
y de pie ante el espejo interrogándose
cada uno a sí mismo,
ya no mirándose entre ellos,
ya no desnudos para el otro,
ya no te amo,
mi amor.

marzo 28, 2011

Lo que cuesta Tokio

Por: Jorge Villalpando Castro/ enviado

Tokio, Japón. A finales de 2009, la Unidad de Inteligencia Económica (Economist Intelligence Unit), entregó su reporte anual con las proyecciones de las 50 ciudades más caras del mundo para 2010. El organismo ubicó a Tokio como la segunda urbe en todo el planeta con los precios más altos, solo por detrás de París. A continuación, una lista de precios de productos y servicios más comunes en la capital de Japón, recopilados durante la segunda quincena de marzo de 2011:

Foto: Jorge Villalpando Castro

En Tokio las video llamadas son una realidad. Es común ver a las personas hablar frente a su móvil.

Mucha gente utiliza la bicicleta. Hay cientos de ellas afuera de las estaciones de tren y de metro. Realmente impresiona ver en toda la ciudad a mamás con sus hijos, personas de la tercera edad, niños y mujeres con falda y tacón moverse en dos ruedas. Existen muchos estacionamientos para bicicletas pero hay quien la deja en las calles y sin candado. Y no, no se las roban.

A pesar de que las marcas de motocicletas más famosas del mundo son japonesas, casi no se ven circulando estos vehículos.

Existen muchas máquinas expendedoras de cigarrillos. Una cajetilla de Marlboro cuesta ¥440, aproximadamente 5.5 dólares. Existen otras que venden café caliente y frío en lata por ¥150 (1.8 dólares). Una Coca Cola en botella de plástico cuesta ¥130 (1.6 USD).

La renta mensual de un departamento de 60 metros cuadrados cuesta aproximadamente mil dólares; uno más grande llega a los dos mil por mes.

No se ven muchos vehículos extranjeros. Hay mucha variedad de autos japoneses, por lo que los modelos de las marcas estadounidenses o europeas son escasos.

Prácticamente todas las calles están limpias. No hay basura y en ningún momento he visto trabajar al servicio de limpieza. Acaso una barredora por la madrugada. Tampoco vi a comerciantes ambulantes ni a perros callejeros.


 Foto: Jorge Villalpando Castro


En la cultura japonesa es preferible la muerte que perder el honor. El índice de suicidios es muy alto.

La mayoría de los habitantes usan cubrebocas pero no por alguna emergencia sanitaria, sino por el frío.

Un helado "McFlury" de McDonalds cuesta ¥ 200 (2.5 dólares).

Muchas mujeres se visten muy elegantes. Impecables, se ven lindas. Pero la mayoría no sabe caminar con tacones.

Casi todas las tazas de baño de Japón están acondicionadas con un aparato que echa agua para limpiar. Es opcional su uso. Además, en la mayoría de baños públicos existen las clásicas letrinas japonesas.

Las mujeres en Japón no están acostumbradas a saludar/despedirse con beso en mejilla, menos a un hombre. Se avergüenzan si uno trata de hacerlo.

Los japoneses no acostumbran saludar o despedirse con ningún tipo de contacto físico. Usan la reverencia.

Los hombres no voltean a ver a las mujeres en las calles, mucho menos les lanzan piropos o las molestan en la calle o en el transporte público.

Es muy raro viajar en el metro. Aunque estén llenos los vagones, nadie habla. Hay mucho silencio. No hay bullicio.

En muchos restaurantes antes de entrar ordenas y pagas en una máquina. A un lado hay una cámara para que veas qué tan lleno está.

La moda en las mujeres (a pesar del frío) es andar en short o faldas cortas con medias a medio muslo. Ah, y bien entaconadas.

Existen varias sucursales bancarias atendidas únicamente por máquinas. No hay personas ni para ofrecer información.

Afuera de todos los comercios hay un lugar para dejar sombrillas (si es que está lloviendo). No se puede entrar con ellos al establecimiento. Ahí lo dejas y NADIE se roba nada

En el Starbucks el internet no es gratis. Debes tener una cuenta en las compañías japonesas que ofrecen Wi-Fi y en ellas te 'logueas'.

Una comida (que consiste en una sopa, un plato grande de arroz con carne y agua natural) cuesta ¥480 (6 dólares).

Los aparatos tecnológicos, desde mi punto de vista (conocidos como gadgets) están caros. Creo que en Estados Unidos se pueden conseguir más baratos.

En algunas avenidas está prohibido fumar. También afuera de estaciones de tren/metro. Si lo haces, te multan hasta con ¥2 mil (25 dólares).

Un café americano grande del Starbucks cuesta ¥380 (4.75 dólares).

Un boleto del metro cuesta ¥190, algo así como 2.5 dólares. Si transbordas a otra línea, hay que pagar otros ¥190 o más, depende el recorrido.

Una mujer me platicó que en #Tokio hay muchos cuervos. Son muy inteligentes pero si los agredes te atacan y no te dejan de seguir.

Foto: Jorge Villalpando Castro

Tokio es tan fría y tan cálida

La gente es introvertida y en las calles no muestra ninguna expresión. Son callados, respetuosos, ensimismados. Me trasladé en varias ocasiones por tren y metro con integrantes de la Brigada Internacional de Rescate Azteca Tlatelolco y en muchas ocasiones los japoneses se detenían para agradecerles por estar en su país para ayudar en el rescate de personas tras la tragedia del terremoto y tsunami que azotaron a la isla el pasado 11 de marzo. Ahí demostraban su calidez y sencillez.

Tokio es casi perfecta. Aquí no hay tanto tráfico, nunca escuché que algún conductor sonara el claxon; el transporte público es muy funcional, las calles están diseñadas para los peatones, para los ciclistas y para las personas con algún tipo de discapacidad. La infraestructura está contemplada para soportar terremotos de gran intensidad, como el que se registró el pasado 11 de marzo. Existen muchas opciones lúdicas y es una ciudad sorprendentemente limpia. La gente es muy respetuosa con sus semejantes, con las autoridades, con el medio ambiente, con los servicios públicos y con el mundo en el que viven.

marzo 18, 2011

Un éxodo japonés que nunca ocurrió

La crisis en la planta de energía nuclear de Fukushima parece que comienza a controlarse. Desde camiones-tanque hasta helicópteros militares han sido utilizados para disminuir la temperatura en los reactores de la central atómica. Los responsables de Tokyo Electric Power, compañía que controla la central, han dado cifras que señalan el descenso de radiación hasta los 279.4 microsieverts por hora, lo que equivale a un poco más de la mitad en una prueba médica de rayos-X.

La japonesa Kanae Omura intenta mantener la calma. Es antropóloga y vive en la ciudad de Ichinoseki, que se encuentra al noreste de Tokio y a unos 180 kilómetros de la planta de energía nuclear de Fukushima. Ella, como cientos de japoneses, hacen inmensas filas en centros comerciales y en gasolineras para proveerse de alimentos, agua, productos enlatados y combustible. Le pregunto que si esto significa que en los próximos días vendrá un éxodo masivo y suelta una descarada carcajada. Me siento apenado por el cuestionamiento y ella se disculpa, me explica que simple y sencillamente se preparan para proveerse y tener todo lo necesario en casa. Sí, existen grandes filas afuera de las gasolineras -incluso la gente se queda a dormir dentro de sus vehículos por la noche, a muy bajas temperaturas- para obtener unos galones de combustible en caso de una emergencia, pero no para abandonar Japón. Ellos le llaman prevención.




Los supermercados están vacíos -continúa relatando Kanae-, por el gran desabasto de productos de primera necesidad, productos básicos. El combustible es escaso y éste no llega a los camiones y tractocamiones que llevan los perecederos a las provincias. Además, el gobierno nipón impuso un plan de ahorro de energía eléctrica y dofisican el combustible.


Confianza en el gobierno

Kanae está tranquila. Los guantes y su bufanda son del mismo color, con flores en las esquinas. Usa unas botas que rebasan sus rodillas. estamos a dos grados centígrados. Ya anhela que llegue el calor de la primavera y que este frío un tanto atípico desaparezca. Ella dice confiar en lo que dicen las autoridades y asume que no ocultan información ante una situación tan delicada. No muestra tener miedo o pánico. Le pregunto que si la gente de a pie está tan tranquila como ella y me comenta que todos intentan regresar a sus actividades cotidianas, como si no pasara nada. Dice que no tiene caso preocuparse de más pero no deja de tener cautela y sobre todo está muy pendiente, como lo está el mundo entero, de lo que ocurra en Fukushima, sea para bien o para mal.

Por lo pronto, Kanae se levanta de la silla, se despide y se dirige hacia un local donde los maniquíes muestran, entre otras cosas, trajes de baño.

marzo 14, 2011

Japón

He estado desaparecido de mi blog un buen tiempo (quizá intencionalmente) pero cuando pensaba sentarme a escribir se vino un viaje campanezco a Chicago y tocando tierra de regreso al DF me encuentro con esta sorpresita que adjunto en fotografía. Intentaré escribir desde allá.



Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry®